miércoles, 17 de abril de 2013

REMEMBRANZA DE GASPAR REY I XIFRÉ, Y OTROS

Caricatura-retrato de Gaspar Rey por Manuel del Arco
**Hace unos pocos días cuando archivaba el material correspondiente a la última celebración de “Días de Vino y Trufas” (2013) de la Bodega Blecua, en mi archivo fotográfico apareció la imagen de Gaspar Rey. Me cercioré de cuándo era el aniversario de su muerte, y comprobé que el día 14 de abril. Nos conocíamos hace bastantes años y nos teníamos como colegas editores, siempre queriendo colaborar mutuamente (confesión implícita de lo difícil que es ejercer el oficio de editor). Él eligió el campo de las publicaciones periódicas. Yo andaba de editor casi desde mis inicios por cuenta propia (gracias, a quienes me enseñaron), para cambiar, (tras unos años de editar rendido a la causa arogenesista), a la edición y librería especializada en cocina y gastronomía. Hice unos pinitos intentando levantar una revista de cultura gastronómica, pero bajé esa persiana. Quería Gaspar que le enviara bibliografía para su revista, tanto para La Cocina Colectiva como, luego, para Cocina Futuro, pero creí yo que ya lo tenía bien solucionado con Ángel, de la Librería Buffet-Ambigú, con quien nos llevábamos bien. En todo caso me hubiera gustado una entrevista mutua a fondo para Cocina Futuro. Hubiera acudido yo a la primera llamada que se me hiciera. Pero ya no pudo ser.

Arturo Aliaga y Javier Callizo, autoridades responsables
**Cuando en Zaragoza (2009) tuvo lugar el IV Foro de Gastronomía Aragón 09, Gaspar asistió como periodista invitado, y yo que era el coordinador y gestor de contenidos del FORO pude notar un cierto distanciamiento, debido a que en un descanso entre ponencias se manifestó contrario a la presencia de Santi Santamria. Estaba yo de oficio y no era cuestión de polemizar, por lo que luego voy a contar. La verdad que no nos vimos más, con calma, y eso que quería saber por qué se manifestaba él así, conocedor yo de su larga vida de corredor de fondo y de gran sentido de la libertad. Me inicié en el oficio de editor en la Barcelona "progre", para ser escueto, y en 1970 Gaspar Rey tuvo gran notoriedad en la ciudad. Luego lo cuento. Antes dejo claro que su muerte la sentí muchísimo y quiero mostrar que su recuerdo lo tengo vivo. Aunque otros puedan pensar de otro modo, siempre que nos tratamos nos entendimos bien, como ocurre entre quienes hacemos esfuerzos con mucho entusiasmo, horas de trabajo, tirando de amigos y colaboradores, casi siempre con justos o escasos recursos financieros. Claro que cuando las cosas van mal o regular, hasta los amigos se alejan, y algunos incluso se alegran. Lo digo por mí. La conclusión es fácil. Es que no eran amigos.

Gonzalo Sol, Imelda Moreno, Gaspar Rey y Almudena
**El 2004 los “Días de Vino y Trufas” tuvieron como chef protagonista a Santi Santamaria. Entre los numerosos invitados recuerdo, junto a Gaspar Rey, Imelda Moreno de Arteaga, Gonzalo Sol, Juan-Manuel Bellver y su esposa Almudena, Sacha Hormaechea, Inés Ortega, Andoni Luis Aduriz y Garbiñe, Juan Ferre, y otros. La noche de llegada a Barbastro, como suele ser tradicional, tuvimos una cena de bienvenida, esta vez en la Bodega del Vero, donde antes hubo una fábrica de chocolate, y hoy es restaurante donde se puede cenar bien, como ese día. La mesa bien puesta, como se ve. La cena se alargó, y los comensales se fueron retirando a descansar. Menos dos que no tenían ganas. Gaspar y Santi. Bueno, y yo, que de oficio debía acompañar a los invitados hasta el último momento, a base de agua. Las 04:30h. Los tres solos. Gaspar estaba y había estado durante la cena desbordante. Y Santi lo mismo. No sé si tenían sueño. Tenían ganas de hablar. Los gintonic les ayudaban. Recorrieron buena parte de sus vidas. Hablaban en catalán, con mi consentimiento. Daban cuentas de sus andanzas en la juventud. Gaspar le recordaba a Santi sus simpatías con la CRIDA. "Som una nació" y "Freedom for Catalonia" son frases que todos recordamos (se disolvió en junio de 1993). No, decía Santi, si tengo el mismo espíritu. Como si no fuera sabido, hablaba de su padre y familia, de los ir y venir a Barcelona en un carro. De cómo empieza su restaurante. Ya digo un desbordamiento, en aquel sótano maravilloso. Como era el 2004 la complicidad en asuntos de re culinaria no podía ser mayor. Al día siguiente así fue. Santi ofreció una comida sensacional. Los recuerdos de Gaspar, con no menos carga política, son difíciles de sintetizar. Y lo voy a hacer de esta manera ya que muchos de sus jóvenes amigos no conocerán.

**Recurro a la entrevista que en 1970, a sus 26 años, le hizo en La Vanguardia el gran periodista aragonés Manuel del Arco. Qué habría hecho Gaspar, periodista de Tele/eXpres, (cuando era director Manuel Ibáñez Escofet y todavía propietario Jaime Castell) para que Del Arco, entonces ya en La Vanguardia, le dedicará uno de esos retratos y entrevista que a diario dedicaba a los personajes más sobresalientes de la vida de entonces. Pues esto: “Gaspar Rey Grifé, barcelonés, de 26 años de edad, que iba para abogado, pero que siente la aventura, vuelve ahora y, de mala manera, de Ammán. Antes dio la vuelta al mundo; se casó en Australia, donde cazaba cocodrilos. Estuvo en Vietnam, Camboya, Laos, Tailandia, Indonesia y vivía de lo que saltara. Escritor, por supuesto. Su vida podía ser una novela. En más de una ocasión tuvo que pegar más de un tiro... Ha vivido su última aventura como enviado especial de «Tele/eXpres».
— ¿Qué se le había perdido en Jordania?
— Parodiando a don Ramón María del Valle Inclán, a los españoles nos atraen las causas perdidas, quizá por aquello de católico, feo y sentimental. Y por aquello de que los árabes no tienen qué hacer, por el momento, con Israel, me fui a Jordania y entré en contacto con los diferentes grupos guerrilleros, que formaban el Frente de Liberación de Palestina.
Luego Gaspar va contestando que conoció a Arafat, aunque no a Hussein porque no le interesaba. Que la gran batalla de Ammán le cogió en el mismo centro de la ciudad. Cuarenta o cincuenta mil personas abandonaron Ammán del lunes 14 al miércoles 16, de septiembre. (Gaspar había llegado el día 6 de agosto; días después estaba en Ammán filmando unos funerales, con permiso de los guerrilleros, etc.) No pudo refugiarse en la Embajada española. Estaba en la zona más batida. “Me metieron en un jeep y a través de un fuego intensísimo llegué a la residencia del embajador inglés y ahí me concedieron asilo. Cuatro días después conseguí una plaza en un autobús de evacuados y pude llegar al aeropuerto. De allí a Nicosia, después a Londres y por último a Barcelona”. Todas las agencias dieron la noticia de que 53 personas habían podido salir de tan tremenda conflagración: 46 británicos, seis alemanes y uno español, Gaspar Rey Grife. Manuel Del Arco le hizo una última pregunta,
—¿No aventura un entendimiento Jordania-Israel?
— Esta sería la única salvación de Hussein.
(Recordémoslo, Gaspar acertó. El Tratado de Paz entre el Estado de Israel y el Reino hachemita de Jordania se firmó el 26 de octubre de 1994 y normalizó las relaciones entre ambos países).
Su conocimiento de los “fedayín” le llevó a escribir un libro que tituló “¡FEDAYIN!, La lucha de un pueblo en busca de patria”, editado por Dronte de Sebastián Martínez Mas, en Barcelona, 1970. Incluía unos reportajes que publicó ya en La Vanguardia, anunciados en primera página como algo especial, y que desde el día 15 de octubre fueron apareciendo en varias entregas firmadas por Gaspar Rey sobre la Guerra de Ammán, advirtiendo el diario que eran “informaciones de primera mano, provenientes de un miembro de la joven generación, cobran un valor de testimonio que interesará no sólo por su contenido anecdótico, sino también por tratarse del análisis de una situación que por su proximidad geográfica y espiritual nos atañe a nosotros especialmente.”

**No sé si esto es un post ajustado a espacio, pero me parece interesante este retazo de la vida de Gaspar cuyo espíritu seguramente le acompañó de por vida. Hablando de publicaciones todavía diré que cuando Juan Tomás de Salas abandonó totalmente el Grupo 16 (1997), tras la aventura de Diario 16 (donde en la edición aragonesa también yo presté mis servicios), se propuso sacar adelante una publicación satírica, El Gato Encerrado. Periódico Impertinente de la semana (mayo, 1998) que pronto cerró por falta de financiación, dejando J.-T. de Salas ya  toda actividad empresarial. Esta publicación "interpretará de una forma irónica y progresista la actualidad política y además incluirá un suplemento de 32 páginas llamado Solidarya, dedicado a la cooperación, solidaridad y el medio ambiente con identidad propia de carácter semanal." El director del suplemento era Gaspar Rey Grifé, quien en la presentación del número 0 decía que por su parte había aceptado un compromiso para "esclarecer las sombras informativas que caen sobre el mundo de la cooperación..." y agregaba, "a todos nos han querido despistar con rosales de plástico y playas de Port Aventura, pero al igual que muchos otros sabemos de qué realidad hablamos, y no nos creemos las historias sólo por ser oficiales".

Estas dos fotografías están tomadas 
como es evidente en la misma cena, antes referida.
Personalmente no tenía ánimos para hacer más fotos.
Compartí gintonics y agua con estos, entonces, dos amigos
 He seleccionado dos tomas
donde la sonrisa está libre de equívocos
y me gusta que en estos días de aniversarios
(febrero y abril) se sepa.




























**Aquí me quedo por hoy. Gaspar Rey en 1999 comienza su aventura con las revistas que todos conocen, también escribe de cocina y gastronomía para la revista La Clave, la de Balbín, (editada entre 2000-2008) de donde salen algunas publicaciones autónomas, que algunos coleccionamos como son “Guía de restaurantes centenarios” (La Clave, 2004, Madrid) o “Guía de los 100 vinos clave “ (Agrupación Prensa Independiente y Libre Madrid, 2004) escritas o coordinadas por Gaspar Rey. En mayo del 2008 Santi Santamaria, con varios libros publicados a sus espaldas, obtiene el Premio de Ensayo de Temas de Hoy por su original, famoso, polémico libro "La cocina al desnudo". Con él llegaron algunos escándalos. También divorcios. Pero esto no toca hoy. Tocará, no obstante. Parecería entrar en temas más propios de las publicaciones de tema rosa: riñas, separaciones, matrimonios, divorcios, de quién son las joyas? y el chalet de la sierra? etc. Pero con la cocina no se juega. Desconozco si había habido "divorcio" entre los dos amigos que he traido aquí. Si así fue, la muerte les unió. Esta vez para siempre. A Santi con 53 años, y a Gaspar con 66. Habían "vivido" mucho, pero tenían ganas de trabajar y vivir mucho más. Hablando de muertes, (qué día llevo hoy), recuerden que no mucho antes había fallecido Jordi Estadella, y que a final del 2011 muere "El Príncipe", el gran Joaquín Merino, periodista culto, elegante, y de fina literatura. Por cierto Sara Cucala lo dijo muy bien: "Llevo un tiempo pensando que el cielo se está convirtiendo en un lugar gourmet repleto de buenas charlas en torno a una mesa donde los más ilustres invitados no tienen prisa para terminar la sobremesa. Allí en ese paraíso o infierno ¿quién sabe? Estará Santi arrancando flores de nube para su recetario de temporada, y nuestro querido Gaspar Rey, excelente gastrónomo al que perdimos hace unos meses, picojoso con el rey de los fogones, verborreico, como siempre, platicando –hasta en japonés, el japonés de las mujeres- sobre las nuevas técnicas de cocina, discrepando con Santi en todo lo que se pueda y más…y ahora, ocupando la presidencia de la mesa –no podría ser de otra manera- escucha y contempla silenciosamente la discusión de sus compañeros de mesa el que ha sido y será una de las figuras de la gastronomía más importantes de nuestro país, Joaquín Merino , conocido, llamado y amado por todos los que nos dedicamos a esto de la gastronomía como el Príncipe." (El Mundo, 16.12.2011) Gracias Sara, es lo mejor escrito que he podido "hurtar" para terminar por hoy. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario